El fin del berlusconismo por PAOLO FLORES D’ARCAIS. 21-11-2011



Italia tiene que pedir ayuda por ROBERTO SAVIANO



La nueva Tangentópolis por EZIO MAURO



Calabria, la mafia y los subsaharianos por ANTONIO NICASO



recompensa

Categoría: leo Etiquetas:
1 comentario

Edwards me dijo que en el CIC sab√≠an perfectamente que Fortuna era un lugarteniente de Vito Genovese y me hizo un resumen biogr√°fico de √©ste. Seg√ļn √©l, Genovese no era como indicaban nuestros archivos ex secretario de Al Capone, ni siquiera era siciliano, sino que hab√≠a nacido en Resigliano, cerca de Potenza. Hab√≠a sido el segundo jefe de una familia de la mafia neoyorquina dirigida por Lucky Luciano, a√Īadi√≥ Edwards, y hab√≠a ocupado la jefatura cuando encarcelaron a Luciano, tras lo cual hab√≠a sido reconocido como el jefe de toda la Mafia americana. Hab√≠a regresado a Italia poco antes de que estallara la guerra, para eludir la acusaci√≥n de homicidio en los Estados Unidos; se hab√≠a hecho amigo de Mussolini, y luego, cuando cay√≥ el Duce, transfiri√≥ su lealtad al Gobierno Militar Aliado, donde se cree que ejerce el poder entre bastidores. Genovese controlaba a los sindacos de casi todas las ciudades en un radio de ochenta kil√≥metros de N√°poles. Ced√≠a los chanchullos a sus seguidores, cobrando una cuota de todo, echaba migajas de favor a quienes le segu√≠an el paso y siempre encontraba la forma de castigar a la oposici√≥n.‚Ä®¬ŅQu√© hab√≠a que hacer? Nada, contest√≥ Edwards. El CIC hab√≠a aprendido r√°pidamente a no meterse en ning√ļn asunto en que interviniera Genovese, que interven√≠a en casi todos. Muchos oficiales americanos hab√≠an sido elegidos para la campa√Īa italiana porque eran de origen italiano. Se contaba que por esa raz√≥n se adaptar√≠an f√°cilmente al medio. Y al parecer lo hab√≠an hecho de maravilla. Los italoamericanos del AMG controlaban la situaci√≥n y sab√≠an cerrar filas cuando les amenazaban desde el exterior. Un agente americano del CID (Departamento de Investigaci√≥n Criminal) que hab√≠a ca√≠do en la cuenta de que el c√©lebre Genovese controlaba pr√°cticament√© N√°poles, decidi√≥ investigar sus actividades actuales; se vio enseguida aislado e impotente, y la √ļnica recompensa que hab√≠a recibido por sus molestias fue quedarse sin ascenso. ¬ŅY podr√≠a aplicarse esta situaci√≥n, a su entender, en el caso de cualquier brit√°nico que amenazara los intereses de Genovese? Edwards no lo sab√≠a, y me sugiri√≥ que siguiera adelante y lo averiguara. Ser√≠a muy interesante ver lo que ocurr√≠a.

Norman Lewis. N√°poles1944.



El descaro del mercado negro corta la respiraci√≥n. Las fuentes oficiales llevan meses asegur√°ndonos que roban el equivalente al cargamento de un barco aliado de cada tres que llegan al puerto de N√°poles. La √ļltima historia que circula es que cuando se prepara un golpe a gran escala y es necesario despejar el puerto para manejar art√≠culos voluminosos, alguien se encarga de que suenen las sirenas de ataque a√©reo y de que las cortinas de humo m√≥viles proporcionen su niebla, a cubierto de la cual acuden a hacer su trabajo las tropas de asalto del contrabando.‚Ä®Los art√≠culos robados se venden en la v√≠a Forcella, y cerca de los juzgados (donde juzgan a diario por tenencia de art√≠culos de los aliados a docenas de ladronzuelos independientes sin protecci√≥n) pueden verse ahora expuestos descaradamente, colocados con buen gusto, adornados con cintas de colores, flores y etiquetas h√°bilmente escritas que anuncian la calidad de los art√≠culos robados: COMPARE NUESTROS PRECIOS … PURA LANA AUSTRALIANA GARANTIZADA … Sl ENCOGE DEVOLVEMOS EL DINERO … PUEDE CAMINAR HASTA EL D√ćA DEL JUICIO CON ESTAS ESPL√ČNDIDAS BOTAS IMPORTADAS … SI NO VE EL ART√ćCULO EXTRANJERO QUE BUSCA, P√ćDANOSLO Y SE LO CONSEGUIREMOS. Los sastres de todo N√°poles deshacen los uniforrnes, ti√Īen luego las piezas y confeccionan con ellas elegantes trajes civiles. Me han contado que aceptan encantados incluso los calzoncillos marianos del ej√©rcito brit√°nico, que a pesar del calor todav√≠a llegan aqu√≠; los ti√Īen de rojo y los convierten en lo √ļltimo en traje de deporte.

Norman Lewis. N√°poles 1944.



18 de abril‚Ä®. El mercado negro prospera como nunca. Seg√ļn el bolet√≠n de la oficina de guerra psicol√≥gica, el 65 por ciento de los ingresos per c√°pita de los napolitanos procede de las operaciones comerciales con art√≠culos robados a los aliados, y un tercio de todos los suministros y el equipamiento importados segu√≠an despareciendo en el mercado negro. Todos los art√≠culos de equipamiento de los aliados, salvo fusiles y municiones, que dicen que se venden bajo cuerda, se exponen claramente a la venta en el mercado de Forcella. Se indicaba que en la inauguraci√≥n de la √≥pera de San Carlo, todas las mujeres de clase media y alta llegaron ataviadas con abrigos confeccionados con mantas militares robadas. Ser√≠a facil√≠simo rastrear los art√≠culos hasta los ladrones originales. Cuando propuse formas y medios para hacerlo, el oficial superior me dijo que el mercado negro no es asunto nuestro.‚Ä®En realidad, ya casi es de dominio p√ļblico que funciona bajo la protecci√≥n de los altos funcionarios del Gobierno Militar Aliado. Uno descubre pronto que por muchos subordinados que arresten y env√≠en a cumplir largas condenas de c√°rcel, quienes los emplean quedan siempre impunes. El jefe del gobierno militar es el coronel Charles Poletti, y con √©l trabaja Vito Genovese, que fue en tiempos jefe de la mafia americana y ahora es asesor suyo. Genovese naci√≥ en un pueblo cerca de N√°poles, ha seguido en estrecho contacto con el mundo del hampa, y es evidente que muchos de los sindacos de la Mafia-Camorra que han sido nombrados en las ciudades de los alrededores son candidatos suyes. Estos hechos, que antes eran secretos de Estado, son bien conocidos hoy por el napolitano medio. Pero no se hace nada. Por muchas denuncias que se presenten sobre las actividades de altos funcionarios del gobierno militar, ellos siguen donde est√°n.‚Ä® La √ļltima historia que circula sobre ‚Äúcierto funcionario de alto rango del Gobierno Militar Aliado‚ÄĚ cuenta la jugarreta que le hizo la esposa de un conocido industrial. Por lo visto, este individuo hab√≠a sido condenado a un a√Īo de c√°rcel por comerciar con art√≠culos robados a los aliados. Su esposa fue al Beacon, el burdel m√°s elegante de N√°poles, y pidi√≥ que le prestaran a la chica m√°s inteligente del lugar. La visti√≥ con su ropa m√°s elegante, le puso sus joyas y le pag√≥ 4.000 liras para que se hiciera pasar por ella, la esposa, y visitara al susodicho funcionario para suplicarle por la libertad de su esposo. La visita fue un √©xito, y a los dos d√≠as, las verjas de la c√°rcel de Poggio Reale se abrieron para el industrial.

Norman Lewis. N√°poles 1944



perfidia

Categoría: leo Etiquetas:
Escribe un comentario


Un vergonzoso ejemplo de la perfidia y de las injusticias de esta guerra que orquestamos entre bastidores: el general no ha sido capaz de superar el episodio de las dos bandas rivales que libraron una batalla por el derecho a saquear uno de nuestros trenes, ni se ha aplacado por la noticia de la captura del bandido Lupo. Un hombre no basta. Quiere detenciones masivas. Ayer convoc√≥ a los jefes de polic√≠a italianos y los amenaz√≥ con toda suerte de sanciones, incluidas acusaciones de sabotaje, si no consegu√≠an resultados inmediatos. Dicen que los jefes de polic√≠a replicaron que sus fuerzas dispon√≠an de much√≠simo menos personal del necesario y que ten√≠an las manos atadas por los exagerados escr√ļpulos que demostraban los aliados en el asunto de la represi√≥n. S√≥lo pod√≠an garantizar los resultados si se les daba carta blanca para solucionar este problema a su modo. As√≠ que hoy he participado como observador en una de las operaciones del nuevo estilo: una incursi√≥n en una guarida de bandidos realizada por una fuerza conjunta de los Carabinieri y la Pubblica Sicurezza, con la orden de conseguir resultados a toda costa.‚Ä®En esta ocasi√≥n, las fuerzas combinadas eran unos cincuenta hombres, incluidos los mismos carabinieri que participaron en la operaci√≥n de Frattamaggiore y el mismo comisario cara de hiena de la Pubblica Sicurezza, con su traje a rayas, granadas de mano ‚Äúdiablo rojo‚ÄĚ y zapatos crujientes. Los campos en que entramos formando un c√≠rculo amplio que se fue estrechando gradualmente eran como el otro, cercados por inmensas parras, con casas como peque√Īos cubos grises y alg√ļn que otro pajar, donde los campesinos guardan los aperos y echan una siesta a la sombra cuando el sol aprieta m√°s al mediod√≠a. En uno de ellos encontraron a cuatro hombres armados. Se entregaron inmediatamente; los esposaron, los encadenaron juntos y se los llevaron. Ahora se plantea un problema: han hecho cuatro prisioneros y s√≥lo pueden acusar a un hombre de bandidaje si pertenece a una asociaci√≥n criminal de un m√≠nimo de cinco personas. As√≠ que los cuatro hombres detenidos, que por definici√≥n legal no eran bandidos, pod√≠an solicitar libertad bajo fianza casi con la certeza de que se les conceder√≠a. En este pa√≠s hay cincuenta abogados por cada polic√≠a, y los abogados esperan ganar. Pero un bandido nunca puede quedar en libertad bajo fianza, y se enfrenta a una sentencia de cinco a treinta a√Īos.‚Ä®La soluci√≥n de este caso fue ir directamente al pueblo m√°s pr√≥ximo y detener a un individuo que ten√≠a antecedentes penales. El ser√≠a el quinto bandido que necesitaban. Su resignaci√≥n era asombrosa. Bes√≥ a sus familiares, dej√≥ que le encadenaran sin protestar; y se lo llevaron. Le esperaba la reclusi√≥n incomunicado en las f√©rreas entra√Īas de Poggio Reale. Luego, el lento y prolongado deterioro f√≠sico y mental en la isla de Pr√≥cida, de donde apenas se conoc√≠a nada m√°s que leyendas espeluznantes. Si alguna vez regresaba a su pueblo, sus hijos se habr√≠an marchado y su mujer ser√≠a una anciana. Hubiera sido mejor y mucho m√°s humano que los hubieran matado a los cinco dispar√°ndoles ‚Äúcuando intentaban escapar‚ÄĚ.

Norman Lewis.  Nápoles,1944.



cerde√Īa

Categoría: hago Etiquetas: , ,
2 comentarios

YouTube Preview Image

Retom√© una libreta a medio terminar nueve a√Īos despu√©s. Aqu√≠ arriba dejo la libreta que comenc√© a dibujar en agosto de 1999 y termin√© la semana pasada, el martes de carnaval. Esto es aprovechar material.



bosa/12

Categoría: hago Etiquetas: , ,
1 comentario

YouTube Preview Image

Esta es la √ļltima libreta Moleskine que me quedaba en blanco del lote de 5 que me regalaron. Espero haberles dado buen uso.



Esta de aqu√≠ arriba es la √ļnica acuarela grande que pude hacer en todo el viaje. Fui demasiado optimista a la hora de echar papel a la mochila.



bosa/10

Categoría: hago Etiquetas: , ,
2 comentarios

Bosa es un pueblo realmente bonito. Lo de más arriba son alguno de los dibujos que hice entre lluvia y lluvia (y vinos y vinos, que de todo hubo). Aquí os dejo algunas fotos.



He subido aquí alguna de las fotos que hice en el muy soez Carnaval de Bosa. Creo que se explican solas.



Reci√©n llegado del fant√°stico y extra√Ī√≠simo Carnaval de Bosa. El martes me pareci√≥ estar en una de las pinturas negras de Goya. Esta doble p√°gina de aqu√≠ arriba promet√≠ subirla a mis amigas Daniela y F√°tima, que estaban sentadas en una fuente viendo pasar la vida.



bosa/7

Categoría: hago Etiquetas: , ,
1 comentario

Palabros logudoreses parecidos al castellano: cunbidar, arrimarsi, paperi, codare, mesa, falda, l√°stima, avvardente, valente, zurra, orinale, nadar, manta, intender, cumprender, verano, sarruinar, ventana, c√°llate, aposento, cofaina.

Esta casa de aquí arriba es la más bonita de las tres que están en la orilla de allá de la desembocadura del Río Temo.



“Le donne di Bosa prima scopano e poi si sposano”. Refr√°n local de dif√≠cil comprobaci√≥n.



bosa/5

Categoría: hago Etiquetas: , ,
2 comentarios

“Bosa fiagosa”, dice un refr√°n inventado por los del pueblo de al lado a cuenta de las curtidur√≠as que anta√Īo daban a Bosa una particular peste.



-Sai come fanno a Bosa?

-Cuando piove lasciano piovere

¬ŅSon indolentes los sardos? ¬Ņresignados?



“Chi dorme non piglia pesci”. Gracias, Simo.



bosa/2

Categoría: hago Etiquetas: , ,
2 comentarios

¡Oh Bosa, escucha el lamento de Geremía!



keep looking »