bombay

Categoría: leo Etiquetas: ,
Escribe un comentario

Llegamos a Bombay una madrugada de noviembre de 1951. Recuerdo la intensidad de la luz, a pesar de lo temprano de la hora; recuerdo tambi√©n mi impaciencia ante la lentitud con que el barco atravesaba la quieta bah√≠a. Una inmensa masa de mercurio l√≠quido apenas ondulante; vagas colinas a lo lejos; bandadas de p√°jaros; un cielo p√°lido y jirones de nubes rosadas. A medida que avanzaba nuestro barco, crec√≠a la excitaci√≥n de los pasajeros. Poco a poco brotaban las arquitectura blancas y azules de la ciudad, el chorro de humo de una chimenea, las manchas ocres y verdes de un jard√≠n lejano. Apareci√≥ un arco de piedra, plantado en un muelle y rematado por cuatro torrecillas en forma de pi√Īa. Alguien cerca de m√≠ y como yo acodado a la borda, exclam√≥ con j√ļbilo: ¬°The Gateway of India! Era un ingl√©s, un ge√≥logo que iba a Calcuta. Lo hab√≠a conocido dos d√≠as antes y me enter√© de que era hermano del poeta W.H. Auden. Me explic√≥ que el monumento era un arco, levantado en 1911 para recibir al rey Jorge II y a su esposa (Queen Mary). Me pareci√≥ una versi√≥n fantasiosa de los arcos romanos. M√°s tarde me enter√© de que el estilo del arco se inspiraba en el que, en el siglo XVI, prevalec√≠a en Gujarat, una provincia india. Atr√°s del monumento, flotando en el aire c√°lido, se ve√≠a la silueta del Hotel Taj Mahal, enorme pastel, delirio de un Oriente finisecular, ca√≠do como una gigantesca pompa no de jab√≥n sino de piedra en el regazo de Bombay. Me restregu√© los ojos: ¬Ņel hotel se acercaba o se alejaba? Al advertir mi sorpresa, el ingeniero Auden me cont√≥ que el aspecto del hotel se deb√≠a a un error: los constructores no hab√≠an sabido interpretar los planos que el arquitecto hab√≠a enviado desde Par√≠s y levantaron el edificio al rev√©s, es decir, la fachada hacia la ciudad, dando la espalda al mar. El error me pareci√≥ un “acto fallido” que delataba una negaci√≥n inconsciente de Europa y la voluntad de internarse para siempre en la India. Un gesto simb√≥lico, algo as√≠ como la quema de las naves de Cort√©s. ¬ŅCu√°ntos habr√≠amos experimentado esta tentaci√≥n?


Octavio Paz.



entradas relacionadas:


Comentarios

Nombre o alias:

Acostumbro a responder los comentarios en privado. Si quieres que lo haga deja tu email:

Sitio web, si quieres que te devuelva la visita:

Gracias por tu visita y tu comentario.Ten en cuenta que los comentarios anonimos no seran publicados.